Los incendios

Desde que fuera descubierto en los tiempos remotos, el fuego se constituyó en un ele-ento insustituible en la vida de los hombres, Ue aprendieron a usarlo tanto de modo benéfico o a manera de elemento destructor. Ademas dar luz y calor, las llamas eran una poderosa ma de guerra. Sin embargo, no siempre sus ectos devastadores fueron el resultado de un Ihacho intencional; la mayoría de los incendios lian sido y son consecuencia del descuido o la negligencia. Ya en la antigua Roma los incendios eran un grave problema para la población: el uso generalizado de antorchas y braseros en los hogares y la falta de agua corriente contribuían frecuentemente a que las llamas se extendieran con rapidez. A pesar de los siglos transcurridos y de los cambios producidos en las condiciones de vida, el fuego todavía constituye en nuestros días Una fuente de destrucción y amenaza.

El incendio es efecto de la unión incontrolada de tres elementos: el aire, un combustible (tejidos, muebles, aceites, cables eléctricos, etcétera) y una fuente de calor (un cigarrillo mal apagado, un cortocircuito, una estufa). Se trata de uno de los accidentes que más graves consecuencias conlleva para la vida de las personas y los bienes materiales.


Las temperaturas a las que arden las sustancias combustibles varían. Los materiales sólidos necesitan más temperatura que los líquidos inflamables: los incendios provocados por estos últimos suelen ser más sorpresivos y desconcertantes; a veces una chispa que no fue siquiera percibida por quien la causó provoca una explosión seguida de fuego.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada