Mantenimiento y utilización

No se puede soslayar la estrecha vinculación que existe entre este aumento de accidentes y la disminución registrada en los servicios de mantenimiento. En la ciudad de Buenos Aires existen cien mil ascensores funcionando, pero sólo se controla el funcionamiento de treinta y cinco mil.

El tipo de accidente más frecuente se debe al mal funcionamiento de las puertas: se abren cuando deberían permanecer cerradas, o fallan los mecanismos de las cerraduras. La causa de estos desperfectos suele ser la ausencia de servicios que controlen y supervisen el funcionamiento correcto y el estado de los dispositivos de seguridad.

Los servicios han sido suprimidos, en la mayoría de los casos, por los propios consorcios de los edificios, que buscan así disminuir gastos y expensas. Tampoco existe una legislación que proteja la seguridad de los ciudadanos. Actualmente se está tratando de legislar la Instalación, el funcionamiento y el mantenimiento de ascensores y medios de elevación mecánicos como un modo de controlar las causas de accidentes.

Un defecto de funcionamiento al que se debe prestar especial atención es el desbloqueo del automático, anomalía que permite que la puerta del rellano se abra aun cuando el ascensor no haya llegado al piso desde el que fue llamado. Esta situación reviste mayor gravedad cuando la puerta externa del ascensor es giratoria. En este caso, al abrirse la puerta sin que la cabina haya llegado al piso, la persona se enfrenta sorpresivamente con el hueco del ascensor y queda expuesta a una situación sumamente peligrosa.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada