Cómo protegerse del fuego

La protección contra el fuego tiene dos objetivos estrechamente relacionados: evitar el riesgo de padecer un incendio y, en el caso de que éste se haya desencadenado, tener previstas las medidas que impidan su propagación.

La instalación de aparatos automáticos para la detección de incendios (detectores) y la colocación de un equipo doméstico de extintores son medidas de prevención básica que se complementan.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada