Cómo prevenirlas

En los capítulos sobre el gas y la electricidad hay indicaciones sobre cómo prevenir accidentes cuyas consecuencias, entre otras, son las quemaduras. Ahora agregamos algunos cuidados que deben tenerse en cuenta para evitarlas.

La bañera y el cuarto de baño son fuente de quemaduras por el uso del agua excesivamente caliente. La temperatura del agua no debe superar los 50° C.

Si usa estufas movibles o braseros, colóquelos en un lugar protegido para que no obstaculicen el paso de quienes circulan por la casa. Sea cuidadoso cuando utilice velas. Aléjelas de materiales inflamables como cortinas, papeles o maderas.

Tenga mucho cuidado cuando transporte recipientes con agua caliente; un simple tropiezo puede generar un grave accidente. Nunca transporte o trasvase líquidos calientes si hay niños cerca.

La bañera y el cuarto de baño son fuente de quemaduras por el uso del agua excesivamente caliente. La temperatura del agua no debe superar los 50° C, de tal modo que no sea necesario mezclarla con agua fría. Para controlar la temperatura puede usarse un termómetro de agua.

No abra las ollas a presión hasta que haya transcurrido el tiempo suficiente como para no quemarse al manipularlas o con la expansión del vapor. Asimismo, proteja la cara y las manos cuando destape un recipiente que esté sobre el fuego.

Los fósforos son tóxicos y combustibles, constituyen una tentación para los niños: los más pequeños suelen chuparlos o comerlos y los más grandes juegan a encenderlos. Guárdelos fuera de su alcance.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada