Reglas para actuar en caso de incendio

Si detecta un incendio, intente mantener la calma. Avise a otro miembro de la familia o a un vecino antes de iniciar cualquier acción para controlarlo. Corte la corriente eléctrica. Luego de obtener ayuda, inicie la tarea de extinción. Si observa que las llamas se extienden, dé aviso a los bomberos. Constate dirección y datos brindados para facilitar una rápida llegada.

El ataque al incendio debe efectuarse de cara al fuego y manteniendo a la espalda una vía de salida.

Mantenga siempre la mayor distancia posible de las llamas.

Si no puede controlar el fuego, abandone el ambiente y cierre todas las puertas que encuentre a su paso para evitar que la corriente de aire avive las llamas. El fuego tiende siempre a subir. Los huecos de escaleras pueden ser peligrosos cuando se busca una salida. Si ve en peligro la escalera, pida socorro por la ventana y espere; observe si puede ponerse a salvo pasando a un balcón o azotea vecina. Mantenga cerrada la habitación donde se ha refugiado. Coloque trapos húmedos en las ranuras de las puertas.

En ningún caso utilice ascensores para escapar del fuego.

Protéjase del humo, pues le ocasionará dificultades para respirar y obstaculizará la visión. Esto reducirá su capacidad de reacción. Para eludirlo conviene tirarse a ras del piso, donde siempre habrá más oxígeno, y cubrirse la nariz y la boca con un trapo húmedo.

• Si una prenda o alguna parte del cuerpo entra en contacto con el fuego, no corra y cúbrase con toallas húmedas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada