Las instalaciones eléctricas

El circuito eléctrico es un camino conductor completo a través del cual puede fluir la corriente eléctrica. En el hogar, los artefactos y equipos de iluminación están conectados a los circuitos de alimentación eléctrica de la casa. Las construcciones antiguas estaban alimentadas por un solo circuito; actualmente, cuando las dimensiones lo justifican —más de tres ambientes— y el uso de aparatos eléctricos es intenso, conviene disponer de más de un circuito. Así se evita recargar toda la instalación, impidiendo que se fundan los fusibles. Además, cuando se dispone de más de un circuito, en caso de desperfectos se puede interrumpir la electricidad sólo en aquel que requiere reparación. De esta manera el resto de la casa no resulta afectado.

Los cables son los canales por donde circula la energía eléctrica. Están integrados por varios conductores, aislados unos de otros. El conductor que se utiliza es el cobre, y una capa aislante impide que la electricidad escape de los filamentos. Las capas aislantes que los envuelven están recubiertas por un acabado que protege a los filamentos tanto de los agentes exteriores (agua, calor) como de otras acciones involuntarias que se ejerzan sobre ellos. La envoltura que los recubre es flexible y resistente justamente para darles la ductilidad necesaria para los distintos usos a que están destinados.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada